domingo, 28 de febrero de 2010

DIÁLOGO DE DOS RANAS

(¡No te quedes confinado!)

Por circunstancias de la vida una rana llegó junto a un pozo, se zambulló en ella y se encontró con otra que vivía allí.
La rana del pozo preguntó:
-¿De dónde vienes?
La otra contestó:
-Del océano.
Preguntó la rana del pozo:
-¿Qué es eso?
La del océano contestó:
-Es un espacio más grande que este pozo.
La otra, cargada de sospecha, exclamó:
-¡No mientas!
Luego preguntó:
-¿Cómo puede haber algo más grande que este pozo?
La oceánica se rió y dijo:
-Es difícil decirlo porque no tengo un instrumento para medir lo grande que es.
La del pozo dijo:
-Bien, si es así, te daré la medida.
La ranita del pozo saltó un cuarto y otro, y otro, en el pozo. Luego preguntó:
-¿Es así de grande?
La otra soltó una carcajada y dijo:
-¡No! Definitivamente, no.
Entonces la del pozo saltó la mitad de su hábitat y preguntó:
-¿Es así de grande?
La oceánica contestó, haciendo muecas con la cabeza:
-¡No!
En vista de que era insuficiente, la ranita del pozo, saltó el pozo entero, y argumentó: –ahora no puedes decir que no. ¡Sería el colmo!
La otra contestó:
-Puede que te sientas ofendida, herida, pero lamento decirte que no.
La ranita del pozo, se sintió molesta y dijo:
-¡Lárgate de aquí, mentirosa! ¡No hay nada más grande que este pozo! ¡No me vengas con engaños!

Algunas aseveraciones: la cortedad de vista hace que conozcas sólo una mínima parte de la vida; teniendo a tu disposición la multidimencionalidad de la Existencia, quedas recluido en un solo recinto; teniendo en frente el cielo inmenso, te quedas confinado en una ideología religiosa o política.

¡Ten el coraje de aventurarte y conocer todos los rincones de la vida! Solo así tu vida se volverá oceánica y comprenderás la condición de un Cristo o un Buda. Tú mismo te tornarás testigo de lo inconmensurable, de la eternidad, de la infinitud, de la Totalidad y, cuando te encuentres con una ranita del pozo, derramarás sobre ella tu compasión. A menos que dejes los trucos que te han enseñado para ser partidario o miembro de un club, religioso o político, no podrás alcanzar la Suprema Libertad.


Khishka

1 comentario:

Leo dijo...

A esas ranitas les daría un beso a cada una. La del pozo por ilusa y la otras por grandeza de espíritu.
Gracias muy buen escrito.
Saludo de fin de semana
Leonor